Briyit Palomino:“No pienso en un príncipe azul”

Briyit Palomino es de Puno, y la revelación de la cumbia. Con su 1.50 de altura, un piercing en los labios y  vestuario negro de estilo gótico, es la atracción del reality El artista del año.

No es para menos, ella, quien se hace llamar La vampiresa de la cumbia, vende cientos de cajas de cerveza en sus conciertos por todo el Perú. Y en su voz se han popularizado temas como: Corazón bandido y Déjame llorar.

¿Es verdad que no conocías a ningún participante de El artista del año?

“Te juro que no los conocía. El día de la presentación le pregunté a uno de producción, ¿cómo se llaman todos ellos? A la única que identifiqué fue a Michelle Soifer. Es que en realidad por mis viajes yo prefiero ver Netflix. Yo llego a un lugar, canto, duermo y continúo viajando, así es mi rutina.

¿Tu estilo es una fusión de rock con la cumbia?

Siempre quise hacer algo distinto, en el grupo anterior (Lérida) le di la idea al dueño, pero lamentablemente no quería. Una vez sola como Briyit ya impuse el negro, me empecé a llamar La vampiresa de la cumbia, a hacer más coreografías distintas con mis capas.

Los rockeros pusieron el grito en el cielo cuando en el concierto Vivo x el Rock se incluyó a intérpretes de cumbia…

No estoy muy bien enterada de ese tema, pero en mis canciones sí trato de poner la voz gótica con algunos detalles de mis cantantes favoritos o algunos grititos. Pero sí entiendo que al público rockero le moleste, porque varios de mis amigos metaleros me han bloqueado por hacer este tipo de fusión.

¿Has sufrido por amor?

Lo normal.

¿Y llorado por un hombre?

Sí, como todas las mujeres. En ese aspecto soy sentimental, detallista, todo lo contrario a como luzco físicamente. En la vida me han pasado cosas fuertes, que el amor es nada, pero lo contaré recién cuando tenga el deseo de hacerlo.

¿Estás enamorada?

No tengo pareja, y si la tuviera, no hablaría de él. Yo soy del sur, y a muchas personas nos aburre hablar de ese tema. Nosotros, los normales, sabemos que eso de la historia de amor en la televisión es actuado y armado.

¿Diferencias entre la mujer de Puno y la de Lima?

Las puneñas somos más chambas y realistas. No estamos pensando en que va a llegar el príncipe azul, nosotros con nuestros defectos salimos adelante, trabajando en lo que sea, y como podamos. No necesitamos a un hombre para que nos mantenga. En cambio en Lima he visto que las mujeres son muy dependientes. Yo, por ejemplo, no necesito que nadie me mantenga, yo más bien puedo mantener a quien sea.

¿Qué les dices a las mujeres en tus conciertos?

Chicas, si sus maridos no les ponen las chelas, ustedes mismas son. Aveces nos toca mantenerlos (risas).

¿Tú mantendrías a tu hombre?

Sí lo mantendría, pero, eso sí, tiene que comportarse a la altura, sino chau y me busco otro.

¿En tus eventos cuántas cajas de chelas se venden?

No tengo una cuenta exacta, pero, eso sí, yo apenas llego al escenario hago que el público quiera su chela, eso es algo que a mí me nace, si veo al público que está zombie, de arranque les digo: “Conmigo, seco volteado”. Depende mucho de cada cantante la táctica que tenga para hacer tomar a su público.

 ¿Cerveza o ron?

En realidad tomo de todo, pero me gusta más el ron.

¿Se  rumorea que te gusta tomar?

Yo tomo lo que debo tomar. Soy una chica que, cuando va a sus eventos, y le pasan un vaso de chela, jamás dice “no”. Olvídate, una de estas chicas (participante de El artista del año) va a Puno y no recibe un vaso, se van a quedar con fama de creídas toda su vida. Incluso cuando me pasan “chela” helada, que no puedo tomar por mi voz, se la paso disimuladamente a uno de mis músicos, pero nunca desairo a nadie.

¿No te molesta que te hayan hecho fama de borracha?

No me molesta que hablen de mí o que me tilden de eso. Es bueno que hablen bien o mal de uno, me han pasado tantas cosas malas en la vida, así que una de esas cositas no me va a afectar.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

WhatsApp Chat
Enviar